Centralitas

Hoy en día hay modelos de aviones que alcanzan tamaños importantes y no es infrecuente ver modelos a escala 1:5  con motores de explosión o turbinas a reacción de potencias considerables. Por ello es importante primar la seguridad del modelo que puede resultar un peligro si llegara a descontrolarse a la vez que por salvaguardar la integridad del propio modelo.

Al igual que en aviones reales, se tiende a duplicar los mecanismos para asegurar su funcionamiento aún en caso de fallo de alguno. Es habitual que los mandos se accionen por dos o más servos con lo que la potencia requerida es importante y la electrónica de abordo se complica

 
 
Las llamadas "Centralitas" vienen a mejorar esta seguridad reforzando diversas funciones:

  • Descargar al receptor del consumo de los servos. El modelo convencional de conectar los servos al receptor en ciertos tamaños simplemente no es viable o cuando menos es poco conveniente pues su circuitería no admite que circule intensidades tan elevadas por sus conectores como la que demandan los servos de estos modelos.
  • Distribuir la alimentación. Al gestionar desde la entrada de baterías a la distribución de receptor, servos, giróscopos, etc. permite asegurar un reparto suficiente a todos los elementos sin caidas de tensión u otros efectos indeseables.
  • Suministrar alimentación al receptor filtrada de interferencias producidas y/o captadas por los servos y sus cables.
  • Llevar el concepto de la "seguridad redundada" hasta la alimentación haciendo uso de doble batería para que en caso de fallar o descargarse una batería contar con el respaldo de la auxiliar.

 

Algunas centralitas comerciales que puedes encontrar son la Sentinel, PowerBox, Emcotec, Weatronic, Simprop. y sus funciones varían enormemente. Los principales aspectos que marcan las diferencias (además del precio ;-) son:

  • La gestión de las baterías principal y reserva. Algunas se limitan a conectarlas en paralelo, mejor gestión las que fijan una principal y una reserva que entra de "apoyo" o incluso las que conmutan entre ellas de forma aislada.
  • La cantidad de canales soportados y el nº de conectores por canal, como mínimo todas incorporan 6 canales y varían entre dos a cuatro conectores por canal. Disponer de suficientes conectores facilita una instalación límpia y sin sobrecargas.
  • La regulación de la alimentación. Si bien todas aseguran una alimentación de 5V al receptor hay modelos que los servos van directamente a las baterías (lo que excluye el uso de baterías Lipo) mientras otras permiten regular la alimentación de los servos a 5 o 5.6V y emplear baterías Lipo.
  • Separación de alimentación. Al igual que la regulación, varían desde las que no regulan más que al receptor, las que tienen una alimentación para todo (con el riesgo en caso de cortocircuito de un servo por ejemplo) a las que incorporan varios reguladores para "grupos de servos" de forma que un fallo total en un servo no invalide los de los otros grupos.
  • Opciones avanzadas. Como valor añadido, en modelos avanzados no se limitan a conectar los servos en paralelo sino que gestionan la sincronización de los mismos, incorporan un microcontrolador que gestiona el trim independiente de cada servo para ajustar las pequeñas diferencias que puedan existir entre servos que trabajan conjuntamente.

 

Cuando se trata con estas categorías, una centralita es la opción necesaria para una instalación correcta. El precio de las mismas es importante y las diferencias también... como suele suceder conviene una cuidadosa selección adecuada a nuestras necesidades.

Categorías: